¿Pasión o esnobismo?

Consumamos con conocimiento y por amor a la buena cerveza!!!!

Consumamos con conocimiento y por amor a la buena cerveza!!!!

El sueño de todo cervecero es  encontrarla cerveza perfecta y disfrutar el día con la mejor pinta que podamos encontrar,  pero esta realidad ha ido cambiando en los últimos años.   Tanto la industria y  los  consumidores  no están siempre premiando a las cervezas mejor elaboradas sino que prefieren  la innovación, experimentación, el exceso de alcohol, el  lúpulo, la agresividad y un largo etcétera de características “voladoras de luces”. Incluso, en algunos casos ni siquiera ésto, sino que solo el afán por probar una cerveza nueva para nuestra colección, para la selfie respectiva, como una especie de check list o competencia inexistente. 

 Cada día vemos como se pierde el interés por una buena y balanceada cerveza, una que se pueda disfrutar de principio a fin. Al parecer el interés es una carrera por quien prueba más cervezas;  entre más extremas y experimentales mejor, lo que en realidad no significa que estas cervezas sean perfectas y en algunos casos ni siquiera tengan una calidad mínima. 

Hoy ya no se premia el balance  o su  drinkability (qué tan tomable es la cerveza y cuántas podemos beber),  lo que impulsa a la industria a experimentar con estrategias de marketing sin preocuparse necesariamente en la calidad del producto-  lo que es un error ya que en vez de educar y entregar un producto balanceado y bebible se fabrica lo que salga- y lo que creemos es que la gente quiere “probar” pero no necesariamente beber.  Incluso, nos parece que esta estrategia ni siquiera es demasiado rentable a largo plazo, ya que esta  industria es una industria de volumen, por lo que esta práctica produce lo contrario porque esa cervezas jamás se tomarán en cantidad y terminan siendo solo un producto que hizo “ruido”.  

El fin de esta columna es hacer una reflexión con el afán de ayudar a los productores a  entender la importancia de lo que  están produciendo y con qué fin. Y, al mismo tiempo, informar a los consumidores para que sepan qué  están tomando, antes de criticar o hacer un comentario. Por ejemplo, es cosa de analizar los sitios de rating de las cervezas: ¿cuántas buenas pilsner tienen un buen puntaje v/s  cuántas cervezas mediocres, pero extremas, tienen un puntaje extraordinario?

Consumamos con conocimiento y por amor a la buena cerveza!!!!