Drinkability

drinkability-77489715.jpg

¿Cuántas de esta cerveza me tomaría?

La respuesta a esta difícil pero directa pregunta, se denomina drinkability. 
Por ejemplo: te ibas a tomar una cerveza y terminas tomándote tres, eso es drinkability. Explicarlo no resulta tan difícil, todos lo entendemos, pero intentar descifrar el motivo por el que eliges una u otra, o por qué tomas más de lo que tenías pensado, es otra cosa bastante más complicada de resolver. La motivación tras éstas decisiones es una compleja unión de situación, psicología, química y física de la cerveza. En palabras simples, significa algo así como la habilidad, o la predisposición, que tiene una cerveza de ser bebida.  

Son muchos los estudios que  han intentado resolver esta pregunta fundamental (1) : ¿por qué una cerveza nos gusta más allá del primer trago y decidimos seguir bebiéndola?  Si leyéramos las publicaciones al respecto quedaríamos con más preguntas que respuestas ya que no concluyen nada definitivo y, probablemente,  aún no sabríamos qué determina la drinkability de una bebida.

Sin embargo hay algunas teorías o aspectos que podríamos tomar en cuenta: por ejemplo la relación entre cerveza fresca y drinkability: muchos sostienen  que las cervezas más viejas (oxidadas) son menos bebibles que las frescas. Si bien hay muchas razones para esto, al parecer un punto muy importante es la sensación en boca entre una cerveza fresca y una vieja ya que la oxidación de los polifenoles los podemos distinguir en el revestimiento de la boca en forma de astringencia.

ALGUNOS CONSEJOS SIMPLES:

1.  Qué tan bebible es una cerveza es un fenómeno real y no algo abstracto.

2.  Al hablar de drinkability es importante comparar productos similares, para tener ciertos parámetros comunes. Claramente es más fácil tomar 6 pintas de una cerveza de 4% alcohol que el mismo volumen de una Barley Wines de 9,5%, por lo que no tiene demasiado sentido hacer el ejercicio de determinar la drinkability de ambas en este caso,  pero dos cervezas con el mismo alcohol, amargor y estilo puede tener marcadamente diferentes características, lo que  automáticamente hace que el consumidor beba más de una que de otra.

3. En el caso de un fabricante de cerveza es importante que considere la drinkability a la hora de producirla ya que esta característica, tan esquiva de definir y de reconocer, es la que definirá que la cerveza sea tomada hasta el final y varias veces.


(1) Un trabajo realizado en Japón  (Nagao et al, 1999) hizo la conexión entre drinkability y lo lleno o vacío que tengamos el estómago a la hora de beber, y resolvió que los atributos negativos de la cerveza afectan la sensación del  vacío estomacal y restringe la frecuencia y volumen de orinado.
Parker y Murray, en 2003, intentaron  evaluar las diferencias en la capacidad de beber cervezas y establecer algunas de las causa.  El estudio fue revisado por Sharpe, luego por Mattos y Moretti, sin llegar a ninguna conclusión certera. En Escocia también se hizo una reunión de especialistas para resolver por qué una cerveza “se deja tomar” más que otra, lo que fue publicado en 2006, sin resultados concluyentes.